17 agosto 2014

Esta es una profesión de fondo. Lo difícil es mantenerse

Dicen que nadie es profeta en su tierra. ¿Sucederá lo mismo en el cine y el teatro?, ¿será necesario triunfar fuera para que te valoren en casa? Hablamos de todo esto, y de otras muchas cosas, con la directora Iria Ares.


Iria está en un momento dulce de su carrera, y lo que le queda por andar a sus 26 años, inicia otro curso intensivo de interpretación a cámara y el Concurso de Monólogos La Tuerka27, que organiza con Daniel Currás, se ha convertido ya en un clásico en la ciudad.


.- ¿Cómo fue tu primera toma de contacto con la dirección? ¿siempre tuviste claro que querías dedicarte a esto?
Pues la verdad es que no. No tenía muy claro en qué matricularme y una amiga me comentó que en Ciencias de la Comunicación había una Licenciatura de Comunicación Audiovisual. Así que me matriculé en la facultad e hice la especialidad de dirección y guión. A medida que iba conociendo ese mundo sí que me fue atrapando.

.- En la facultad conociste a Daniel Currás y habéis tenido una colaboración muy fructífera y constante desde entonces.
Sí, nos conocimos en la facultad y allí escribimos juntos “La increíble historia de Macareno y la puta milagrosa”, un cortometraje que más tarde dirigí. En 2010 creamos juntos “La Tuerka Films”, una productora audiovisual en la que producimos cortos y ficción. Ya en el 2011 nos animamos y abrimos “La Tuerka27” (calle Doctor Fleming, 27 bajo ), una Sala de microteatro y espectáculos en vivo y centro de formación de actores.

.- Hablemos de esas dos cosas: el microteatro y la formación de actores. Hay poco microteatro en la ciudad.
Sí, somos pocas salas. En otras ciudades está más arraigado, aunque nosotros ya llevamos varios años trabajándolo y ya es conocido. Son piezas teatrales de, aproximadamente, 15 minutos. Es una forma fácil, más económica y cercana de acercar el teatro al público. La temática es variada: comedia, drama, magia... Solemos escribir los guiones entre Daniel y yo. La dirección suele ser mía y la interpretación de Daniel, junto con otros actores. Aunque también tenemos representaciones de artistas externos, como los espectáculos de micromagia de Kiko Pastur que tienen muchísima aceptación.

.- En la formación de actores sois ya un referente en la ciudad.
Sí, llevamos impartiendo cursos desde que abrimos La Tuerka27 de forma continuada. Tenemos cursos de
interpretación a cámara, cursos de formación del personaje... Somos la única escuela en Galicia que ofrece formación actoral orientada al audiovisual.

.- Ahora mismo iniciáis un curso intensivo de interpretación a cámara. ¿Está indicado sólo para actores?
No, en absoluto. Está dirigido a personas iniciadas y no iniciadas que quieran aprender las técnicas específicas de la interpretación ante la cámara. En el curso aprenderán a reconocer sus perfiles de actuación, potenciar sus virtudes, disimular sus defectos, controlar la cantidad y calidad de los mensajes que emite y aprovecharse de todas las posibilidades comunicativas que ofrece la poderosa mirada de la cámara. De hecho, creo que es un curso ideal para políticos. Es muy importante saber comunicar ante la cámara.

.- Uno de tus primeros trabajos fue como auxiliar de dirección en la serie de tele5 “Piratas”. ¿Es necesario triunfar fuera para que te valoren en casa?
Un poco sí. Ocurre demasiadas veces que el talento no se reconoce hasta que el profesional es valorado por otros de fuera. En el resto de España, por ejemplo, están muy bien considerados los técnicos de cine gallegos y, sin embargo, aquí no se les valora tanto. Es un poco lo que sucede con el cine extranjero y el nacional. También sucede, a menor escala, con una producción española y una gallega. Como si lo ajeno fuese mejor que lo propio. Eso se mitigaría con un mayor apoyo de las instituciones por lo autóctono.

.- Como directora, ¿Cuál suele ser tu relación con los actores? ¿Hay mucho divismo?
Pues hay gente con la que te compenetras mejor que con otra, pero por regla general estoy muy contenta con la relación que he mantenido con todos los que he trabajado. 
¿Divismo? Alguno hay -risas- pero en general el actor es una persona completamente normal, es más, suelen ser tímidos. El problema suele surgir cuando no son capaces de deshacerse del personaje, se lo llevan a casa y éste acaba absorbiéndolos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...